REVISTA MASH
Facebook Facebook Facebook
22/12/2005 | Visitas: 4321
Cierre de Temporada Cervecera - Kaiken 2006 -
El 9 de diciembre pasado nos reunimos, en Kaiken, para cerrar la temporada cervecera de este año juntos a nuestras familias y amigos. En un espectacular día de campo nos divertimos y disfrutamos de excelentes cervezas. El mejor de los premios fue haberle regalado una sonrisa a los chicos de la Salita Despertar del Hospital Gutierrez

Un año más está por terminar y con la llegada del verano se van los días propicios para la elaboración casera de cerveza. Las altas temperaturas hacen imposible esta tarea para muchos de nosotros.
Por eso decimos que ha finalizado la temporada cervecera y nada mejor que despedirla reuniéndonos con familiares y amigos compartiendo un excelente día de campo.
Nuevamente este año hemos elegido como lugar de reunión a Kaiken, el hermoso establecimiento de campo que nuestro amigo y cervecero Javier Silvani y su esposa Karen tienen en San Vicente.

En esta ocasión, le agregamos a la jornada un objetivo que supera en importancia cualquier otro motivo de reunión. Los que hacemos Revista Mash, decidimos ayudar a la SALA DESPERTAR” que funciona en la unidad 10 del Hospital de Niños “Dr. Ricardo Gutierrez” , que asiste a chicos con importantes problemas. Después de cubrir todos los gastos donamos todo lo recaudado para cubrir algunas de las necesidades de esta salita.
El pasado sábado 9 de Diciembre, entre la añosa arboleda de Kaiken y bajo un cielo espectacularmente azul, logramos convocar a 110 personas de diversos lugares, entre las que se encontraba el grupo cervecero “La Abadía de Lomas” con su incondicional apoyo a todos nuestros eventos y que en esta oportunidad contó con su representante pampeano Don Pedro de Toay. También fuimos visitados por la gente de cerveza Aoniken.
Como es costumbre, cerca de las 12:00 hs se armó la picada que tradicionalmente precede al asado. En una mesa cercana a la chopera se ubicó una gran variedad de bocadillos salados que acompañaron a las cervezas Kolsch, Scottish, y la autóctona Código IV de Walter Vogrig, a la Brown (Humberto Fini), a la Irish (Emanuel Fini), a la Porter ahumada de Marcelo Gonzalez a la Bitter de Pablo Gigliarelli.

Mientras en la parrilla la carne tomaba color, se organizaron dos competencias, en una el hombre fuerte de cada equipo tenía que llevar, de una forma particular, a tres mujeres hasta la meta sin que cayeran al piso y en la otra, equipos de tres hombres corajudos debían competir en una carrera de ida y vuelta sobre unos largos esquíes de madera.

 

Con el asado a punto se ubicaron todos en las mesas y repartimos las ensaladas y el pan y comenzamos a servir. Empezamos con los chorizos y las morcillas para darle paso luego al asado y al vacío que estaban como Tito nos tiene acostumbrados, a punto.

Demás está decir que la chopera y los cornis vecinos no dejaban de llenar vasos de todos tipos y tamaños.
Después de la sobremesa, cuatro parejas se enfrentaron en un duelo de bebes para determinar cual de ellos terminaba mas rápido su mamadera que no tenia precisamente leche en su interior.

A la hora de lo dulce se armó una mesa en el centro del predio donde cada uno puso lo que había traído. Tartas, budines y masas invitaban, entre muchas cosas ricas, a acercarse y la gente no se hizo esperar.

Ya avanzada la tarde comenzamos a levantar campamento y a regresar a nuestros hogares llevándonos la imagen de un día espectacular que ojalá pronto se repita.....

 

 

 

REVISTA MASH