REVISTA MASH
Facebook Facebook Facebook
18/04/2006 | Visitas: 5215
Fruit Beer según el BJCP
Lo más importante en este estilo es presentar una cerveza de frutas bien balanceada. La fruta debe complementar el estilo original sin opacarlo. El cervecero debe reconocer cual estilo es apropiado para combinar con la fruta y cual no. Si la cerveza base es un estilo clásico, este debe notarse en el aroma y sabor.

 

Aroma:

Debe percibirse el aroma de la fruta utilizada; algunas frutas (ej. cereza y frambuesa) tienen un aroma más fuerte que otras (ej. Arándanos y frutillas) por lo que el aroma puede ir de leve a intenso. El perfil aportado por las mismas debe ser agradable y sustentador, no artificial o demasiado arrollador (teniendo en cuenta el perfil de la fruta) y tampoco debe presentar defectos como oxidación. Como en el caso de la cervezas especiales una buena cerveza de frutas debe estar bien balanceada y en armonía con el estilo de la cerveza base. El aroma a lúpulo, los subproductos de la levadura y las maltas puede no notarse por la presencia de la fruta. Todos estos ingredientes (en especial el lúpulo) pueden estar intencionalmente disimulados para permitir que sobresalga el perfil frutado. Si la cerveza base es una Ale otro subproductos como los aromas frutados o el diacetilo pueden estar presentes debido a una fermentación más cálida. En el caso de una lager, el balance general de los subproductos de la fermentación debe ser menor y en el caso de las cervezas oscuras, estos sabores pueden ser deseado. El aroma a lúpulo puede estar ausente o balanceado con la fruta según el estilo. La fruta debe aportar una complejidad extra a la cerveza pero no debe desequilibrar el producto final. Puede notarse algo de acidez si es característico de la fruta pero no debe presentar una intensidad inapropiada.

 

 

Apariencia:

Debe estar en concordancia con la cerveza base y puede variar según dicho estilo. En el caso de las cervezas claras con frutas de colores intensos el color debe ser perceptible. Se debe tener en cuenta que el color de la fruta en la cerveza suele ser mucho más claro que el de la fruta en su estado natural y puede variar levemente dentro de la gama. Puede ser turbia o cristalina aunque generalmente la turbidez no es deseada. La espuma puede teñirse con el color de la fruta.

 

 

Sabor:

Al igual que con el aroma, debe notarse el sabor que imparte la fruta utilizada y puede variar de delicado a agresivo. El balance de la fruta con la cerveza base es fundamental y el sabor de la fruta no debe ser artificial y no debe ser saturador al punto de parecer un jugo de frutas. Lúpulos tanto de aroma como de sabor, la maltosidad, el contenido alcohólico, los subproductos de la fermentación como ésteres y diacetilo deben ser acordes a la cerveza base y deben ser armoniosos con el aporte de la fruta. Todos estos ingredientes (en especial el lúpulo) pueden estar intencionalmente disimulados para permitir que sobresalga el perfil frutado. Puede notarse algo de acidez si es característico de la fruta pero no debe presentar una intensidad inapropiada. Recuerde que la fruta suele aportar sabor y no dulzor. El azúcar que contienen las frutas por lo general es totalmente fermentecible y aporta sabores delicados y un final algo más seco que lo acostumbrado para el estilo de la cerveza base. Aunque el dulzor residual no es una característica negativa salvo que tenga una sabor crudo y sin fermentar.

 

 

Sensación en boca :

Puede variar dependiendo de la cerveza base. Tanto el cuerpo como la carbonatación deben ser acordes al estilo elegido. Por lo general la fruta aporta fermentecibles que suele hacer la cerveza más liviana por lo que puede resultar más liviana que el estilo.

 

 

Impresión general:

Una unión armoniosa de fruta y cerveza. Los atributos claves de la cerveza base se verán modificados por la adición de frutas, no debemos esperar que la cerveza tenga el mismo sabor que una versión no adulterada. Se debe juzgar teniendo en cuenta lo placentero y el balance resultante de la combinación

 

 

Comentarios:

Lo más importante en este estilo es presentar una cerveza de frutas bien balanceada. La fruta debe complementar el estilo original sin opacarlo. El cervecero debe reconocer cual estilo es apropiado para combinar con la fruta y cual no. Si la cerveza base es un estilo clásico, este debe notarse en el aroma y sabor.

 

 

Ingredientes:

Malta base, típicamente la americana de dos hileras. Lúpulos americanos, a menudo con carácter cítrico, pero no siempre. Levadura ale americana. El agua puede variar en su contenido en sulfatos, pero los carbonatos deberían ser relativamente bajos. Las maltas especiales pueden agregar complejidad, pero generalmente en una pequeña proporción de la fórmula. Los granos que añaden sabor a malta, leve dulzura y notas a pan o tostado, se usan a menudo (junto con lupulización tardía) por diferentes marcas comerciales.

 

 

Parámetros Vitales:

 

DI

DF

IBUs

SRM

ABV

varían dependiendo del estilo base, pero la fruta siempre se ve reflajada en el color.


 

 

Ejemplos comerciales:

Bell´s Cherry Stout, Dogfish Head Aprihop, Pyramid Apricot Ale, Pete´s Wicked Strawberry Blonde, Abita Purple Haze, Melbourne Apricot Beer and Strawberry Beer, Saxer Lemon Lager, Great Divide Wild Raspberry Ale, New Glarus Belgian Red and Cherry Tart, Magic Hat #9, Ebulum Elderberry Black Ale, Grozet Gooseberry and Wheat Ale, BluCreek Blueberry Ale, Spanish Peaks Raspberry Wheat.