REVISTA MASH
Facebook Facebook Facebook
27/07/2006 | Visitas: 67463
Como instalar un termostato.
Como podremos ver es muy fácil instalar un termostato, una tarea que sin duda podemos hacer nosotros mismos y que nos permitirá tener el control de la temperatura durante la fermentación.

El termostato es un dispositivo que sirve para controlar la temperatura en un ambiente manteniéndola en un rango o punto deseado. Los hay de muchos tipos, desde los mecánicos formados por una simple lámina bimetálica hasta los los digitales programables con la alta tecnología de un microprocesador...
Básicamente son dispositivos que permiten abrir o cerrar un circuito eléctrico en función de la temperatura. Su uso principal es en sistemas de calefacción y de control de frío.
En nuestro caso usaremos uno simple que nos permitirá controlar el ambiente interior de una heladera para adecuarlo a las condiciones óptimas necesarias para fermentar nuestras cervezas. Trabaja con una diferencia de temperatura de + -3º o sea, sirve tanto para activar una heladera o una fuente de calor según la función que necesitemos.
Cuando la temperatura del ambiente que estamos monitoreando tiene una diferencia de 3º con respeto a la seleccionada, el dispositivo cierra el circuito dando corriente eléctrica y encendiendo el artefacto (frío o calor) que hayamos conectado.
Lo que encontramos al abrir el aparato son 4 terminales que nos permite seleccionar el modo de funcionamiento. Foto 1.
Para fijarlo a el gabinete de una heladera o cámara podemos utilizar una cinta adhesiva de las que tienen pegamento en ambos lados. Debemos colocar el bulbo dentro del gabinete por lo que al comprarlo conviene asegurarse que el alambre que lo conecta al termostato sea lo suficientemente largo para la conexión que queremos hacer.
El borne 1 se utiliza para realizar la conexión a tierra y el 2 para conectar el cable que trae la energía. Para eso podemos armar un prolongador como el que se ve en la foto 2.

La forma de instalarlo es muy similar a la de un interruptor de un velador. Tenemos un enchufe que se conectará a la red de donde sale un cable bipolar. Uno de estos cables es cortado y las dos puntas resultantes se conectan a los bornes que correspondan del termostato para encender el dispositivo.
Para el caso de poner en funcionamiento una heladera vamos a utilizar el 2 y el 3. Con esto hacemos que su motor comience a funcionar cuando la temperatura dentro del gabinete supere la deseada apagándose una vez nivelada.
Esta función se utiliza principalmente en verano ya que nos permite evitar que la temperatura de la fermentación sea mayor a la máxima que tolera nuestra levadura. En la Foto 3 vemos el que tengo instalado en la heladera para este fin.
En caso que la temperatura sea muy baja y esto detenga la fermentación, podemos conectar el cable tal como se ve en lafoto 4 reemplazando el borne 3 por el 4. De esta manera, al enfriarse el ambiente de fermentación se encenderá una fuente de calor que elevará la temperatura a lo niveles óptimos para utilizar cepas ales o para realizar el descanso de diacetilo en las lagers.


Como podemos ver es muy fácil instalar un termostato, una tarea que sin duda podemos hacer nosotros mismos.
Por último, existen termostatos digitales programables mucho más precisos con los que podríamos programar la temperatura de toda la fermentación de principio a fin, pero que son también más costosos.
Al estar trabajando con corriente eléctrica es fundamental tomar la precaución de trabajar con los artefactos desenchufados para evitar posibles accidentes.

 

 

 

Marcelo González - Revista Mash.