REVISTA MASH
Facebook Facebook Facebook
02/11/2004 | Visitas: 27601
Equipo de Daniel Martinez
Por que no tener un equipo compacto, que se pueda guardar en un espacio mas reducido que el de trabajo?. En esta nota encontrarás un equipo que tiene todas las cualidaes del equipo que detallé en notas anteriores, pero reducido a 1 m. por 0,42 m de base, con ruedas para poder desplazarlo hasta el lugar en el que habitualmente realizas la cocción

Un día charlando con Daniel, me comentó que le gustaría tener un equipo similar al realizado con Lionel, pero su principal inconveniente era el espacio. Me dijo que vivía en un departamento y realizaba las cocciones en su cocina, con lo que traía aparejado todos los problemas imaginados . Y si pensamos en un equipo movil, le comenté, luego de unos bosquejos, y comprobando que el mismo pasaría por las puertas y luego de utilizarlo lo estacionaría en el balcón (si estacionarlo, posee ruedas), comencé a realizarlo. La idea era compactarlo a un prisma imaginario de 1 m x 0, 42 m de base y una altura de 1,90m para pasar tranquilamente por las puertas.


 

Olla para el preparado de agua

 

Las tres ollas que forman el conjunto, en realidad tienen las mismas prestaciones que lo detallado en el número anterior, en la nota del equipo que desarollamos con Lionel.
Está ubicada en una torre que armé en la separación restante entre las olla de macerado y hervor.
La única diferencia está en la ubicación del termómetro, que lo colqué así para tener la seguridad que no soresalga con el riesgo de golpearse en algún marco, y la varilla de nivel, que está protegida por un caño de acero.
Posee una serpentina interna para el sistema herms, y todas las válvulas y piezas son de acero inoxidable

 

 

Macerador

Esta vista superior del macerador nos permite apreciar, el falso fondo, sparging y una sección de la vaina del termómetro, que está tapada por este último. Al igual que en la olla de preparado de agua se encuentra en una posición, que permite estar mas protegido en los movimientos del equipo.
Mediante una bomba que posee debajo del macerador y hacia un costado del enfriador (exactamente debajo del macerador se encuentra el enfriador), toma el mosto y lo envia a la serpentina de herms mediante una llave 7 que regula su caudal (ver llaves y teclas principales), o mediante la llave 8 regulas el caudal del mosto que se envia a la olla de hervor

 

 

Olla de hervor

En esta imagen, vemos el interior de la olla de hervor. Sobre la izquierda y arriba se observa el caño por el que ingresa el mosto, cayendo por la pared del barril
En el fondo de la olla vemos un codo por el que sale el mosto de la olla, y se dirige a una bomba, que mediante un juego de llaves, puede volver a ingresar a la olla por el codo ubicado cerca de la mitad de la misma, abriendo la llave 5, formando un whirpool mecánico. Caso contrario el mosto puede dirigirse al enfriador contracorriente, cerrando la llave 5 y abriendo la llave 6.

 

 

LLaves y teclas principales

 

En la foto superior vemos las perillas 1 y 2 que comandan los mecheros de la olla de preparado de agua y olla de hervor repectivamente. La tecla 3 acciona la bomba que toma el mosto del macerador, y lo envia al herms para el recirculado, abriendo la llave 7, o bien mediante la llave 8 lo envia a la olla de hervor.

La tecla 4, enciende la segunda bomba que está conectada a la salida de la olla de hervor, abriendo la llave 5 formamos el whirpool en la olla, o bien la llave 6 envia el mosto al enfriador, como expliqué anteriormente

 

 

Enfriador contracorriente y quemadores

El enfriador como lo muestra la foto anterior es de tipo contracorriente, el mosto recorre el interior de un caño de cobre de 3/8" de diámetro, y posee una longitud de 6 metros. Está recubierto por una manguera transparente de 3/4" de diámetro, por la que circulará el agua que le hará bajar la temperatura al mosto que pasa por el interior del caño de cobre.
Los quemadores son ambos de 18000 Kcal, que tambien poseen un orificio central que permite colocar un caño para el drenaje de las ollas en el momento de la limpieza del equipo

Walter Vogrig -Revista MASH