Lunes, 26 de Junio del 2017
Revista MASH | Ciencia Cervecera
Quincho Cervecero.
10/06/2006 | Visitas: 9817

Muchas veces nos hemos puesto a soñar con remodelar nuestras casas para hacerla funcional a nuestra naturaleza y razón de existir, La Cerveza, probamos mil alternativas, desde pensar en separarnos de nuestra esposas y armar algo nuevo donde podamos vivir y dormir apoyando nuestra cabezas en un corni de 19ltrs.

También la opción de anular ese living-comedor-cocina que casi ni se usa para realizar nuestros brebajes, sin olvidarse de los que le fueron a hacer el verso a sus padres y utilizar ese cuartito para hacer birra y dejar todo ese desparramo de cosas en la casa de otro, esta ultima, suelen ser las alternativas planteadas por esposas que no nos entienden.
Bueno les cuento, en mi caso yo tenia un quincho muy chico, en el cual solo entraba una mesa grande y no mucho mas, así que después de semanas de largos desvelos se me prendió la lamparita y logre idear un equipo que fuese funcional con el poco espacio que tenia.
En principio las medidas de mi quincho eran 4 X 6 metros y lo único que agregue fueron un banco contra la pared y una especie de mesada todo en forma de "L" como les muestro en la foto, el banco a la derecha y de frente bajo la ventana, la mesada o mesa.

 


Bueno ahora más de frente podemos apreciar que cuando hay muchos comensales podrán usar de asiento la misma mesa.
De cerca vemos que la tapa de la mesa esta cortada en dos partes, lo que facilita sacarla o ponerla.

A primera vista vemos las tres rejillas de los mecheros y dentro esta guardado el equipo completo, las tres ollas y todos los implementos.

El mechero lo compré en Coingas, sobre Camino de Cintura a unos 300 metros de la rotonda de Firestone. Es el lugar mas económico.

Dentro deben quedar solamente las 3 mangueras para alimentar a los mecheros, las cuales se ponen y se sacan cada vez que armamos el equipo, aclaro que armar todo no lleva mas de 5 minutos.

Por las dudas en el interior deje un toma de electricidad por si en algún momento fuese necesario contar con ese suministro.
Por fuera arme los reguladores con tres llavines de gas, con los cuales administro la intensidad de las llamas.
En mi caso, como no tenia una toma de gas cerca, tuve que hacer esta conexión con una manguera de goma, la cual la extiendo cuando tengo que hacer una cocción.

Una vez armado todo, el equipo queda puesto de esta forma, nótese que arriba del barril de la izquierda, puse un extractor de aire, el cual es de mucha utilidad tanto en invierno como en verano, ya que libera de humedad todo el ambiente durante la cocción.
El manejo y trasvase del agua (barril derecho) al macerador (barril central) y del mosto que se encuentra en el Macerador al de la olla de cocción (barril izquierdo) se hace con dos bombitas de lavarropas, las cuales van apoyadas en un posa macetas de ventana, que calza justo en la pared.

Recomiendo que dejen en la pared de frente, un toma de enchufe doble por debajo de donde van las dos bombitas para no tener cables sueltos durante la cocción.
Lo bueno de tener el equipo de esta forma, suspendido y con un pozo debajo, es que todos los derrames que ocurren (y mas frecuentemente en los momentos que nos hidratamos con cerveza) es que si dejamos un pequeño agujero en una de las paredes con salida al exterior un poquito mas abajo que el nivel del suelo, podemos lavar muy fácilmente todo con un baldazo de agua o una manguera y no dejar esas manchas de mosto acaramelado.
Una vez terminado, todo vuelve a su lugar y tenemos un ambiente para poder recibir a nuestros amigos con la comodidad que merecen.

 

 

Banco Cervecero.

Todo cervecero que se preste de tal, tiene que tener cornis y cuantos más cornis mas feliz es un cervecero.
Pero esto acarrea un problema, cuando tenemos muchos de éstos se nos complica su almacenamiento. Bueno, se me ocurrió hacer este banco, en el cual aprovecho el espacio para poder guardar cosas en su interior.
Como verán en las fotos, el mismo esta cubierto también por tablas de madera del mismo grosor de las de la mesa y la altura esta dada por el tamaño de los cornis, el ancho podes regularlo de acuerdo a tu necesidad de espacio para sentarte o la cantidad de cornis a meter dentro.
Contra la pared atornillé unos caños cuadrados de 2,5cm sobre los cuales apoyan un lado de las tapas de madera, el otro lado apoya sobre la pared. El peso de las tapas hace que no se desplacen y sea innecesario ponerle trabas.

Este banco tiene un único inconveniente, y es que para algunos (generalmente gente mayor) suele resultarles incómodo ya que les quedan los pies colgando cuando se sientan, pero después de un rato suelen usarlo de cama para dormir la siesta.

 

Nota: quizás fui un poco exagerado, pero sobre las paredes de la mesada deje un toma doble con descarga tierra para las bombitas de agua y sobre las del banco deja 2 tomas dobles separadas por 1,50 mts cada una, las cuales a veces uso para oxigenar el mosto en el barril, para enchufar herramientas, o a veces solo la radio.
Obviamente este es un modelo funcional a mi quincho y al poco espacio del que disponía, pero cada uno de nosotros puede realizar modificaciones o adaptaciones, espero les sea útil.

 

 

Eduardo Requena - Revista MASH